BaristaChamp BaristaChamp BaristaChamp
https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/2019_blend_station.png

Blend Station: con los ojos bien abiertos

La fortaleza de su apuesta radica en el trabajo en equipo que emprenden directamente con los productores mexicanos al capacitarlos en los procesos que exige el café de especialidad,


sábado 06 de abril | Cafeterías de especialidad

twitter share facebook share


Por: Ramón Castillo

Fotografías por: Juan José Sánchez

 

Cuenta la leyenda que el descubrimiento del café fue totalmente azaroso. Algún pastor observó cómo las cabras brincoteaban entusiastas tras haber consumido unos granos desconocidos. La curiosidad llevó al pastor a probar aquel descubrimiento inesperado. El resto, como se suele decir, es historia. Así como aquél anecdótico encuentro, toda revelación nos permite toparnos de frente con algo por completo desconocido, de manera coloquial se dice que abrimos los ojos. De repente, nuestra mirada queda fascinada por aquello que nos habla desde la novedad e inaugura un nuevo y  fructífero diálogo. 

 

Esta confluencia que rebasa lo cotidiano, despierta, alienta y mueve es lo que experimentó Alejandro Fortes, líder del proyecto que hizo realidad Blend Station, al probar su primera taza de café mexicano que le reveló la alta calidad de granos que se producen en nuestro país. Fue justo a partir de ese encontronazo con el café guerrerense, que este emprendedor decidió compartir su revelación con el mundo. 

 

Como todo gran esfuerzo, tuvieron que pasar algunos años para que su sueño se concretara en lo que actualmente es, una barra de café de especialidad enclavada en Tamaulipas 60 en la colonia Hipódromo Condesa, zona conocida por ofrecer una amplísima variedad de alternativas de excelente nivel. Ahí, ese centro de culto para los cafeteros destaca por ser un espacio en el que el café es la mezcla perfecta de algo serio, pero desenfadado, un pretexto idóneo para pasar un buen rato y también el eje de una experiencia de primer nivel en el que podemos maravillarnos con la calidad sin igual de los granos, de los productores, de las variedades y de los esfuerzos mexicanos, la especialidad de la casa.

 

 

Al cruzar el umbral llama la atención la atmósfera relajada y la disposición de elementos para que destaque, en el centro, la amable —aunque imponente—presencia de un árbol. El techo alto alimenta la impresión de respirar otros aires, de poder abrir la mente a nuevas ideas. Al entrar, su barra excepcionalmente larga en combinación con las modernas máquinas de espresso nos recuerdan artefactos antiguos, maquinarias ferroviarias, y súbitamente nos imaginamos en una estación de tren, donde la gente para, observa, conoce, comparte y continúa su camino, para volver más adelante.

 

Café Bola de Oro Café Bola de Oro Café Bola de Oro

 

Las especialidades de Blend Station hacen plena justicia a los principios que Alejandro se propuso enarbolar desde el inicio: consolidar un lugar donde ofrecer una experiencia cafetera plena e inteligente, producto de procesos productivos marcados por la equidad, el respeto y el comercio justo. Su filosofía va más allá de sólo un espacio visualmente atractivo; la fortaleza de su apuesta radica en el trabajo que él y su equipo emprenden directamente con los productores mexicanos al capacitarlos en los procesos que exige el café de especialidad, el compromiso de Blend Station es tal que cuenta con el apoyo de su propio ingeniero agrónomo, Ulises, y su químico, Manuel. A partir del profundo conocimiento del campo cafetalero mexicano, este equipo está decidido a enfrentar los obstáculos del cultivo de café de especialidad de la mano de los campesinos, no sólo a través de su capacitación, sino también al facilitarles la adquisición de una mayor variedad de semillas. El sueño de Alejandro yace, especialmente, en la variedad de arábica SL28, pues en ella vislumbra una oportunidad de desarrollo y prosperidad para el campo mexicano gracias a su tolerancia a las sequías y su potencial de calidad en taza.  Con ese mismo espíritu se encuentra cocinándose una fundación, “Café con causa”, a través de la cual se podrá apoyar al campo mexicano mediante financiamiento que mejore su producción y, a partir de ello, se promueva la revitalización de procesos y dinámicas económicas y sociales en las comunidades productoras que se reflejarán en su calidad de vida, en la disminución de la desigualdad económica y de género, por mencionar algunas. 

 

 

El acompañamiento no queda ahí, también establecen negociaciones con los productores a fin de realizar adquisiciones en las que ambas partes salgan beneficiadas, acordando precios justos a fin de consolidar un mercado sólido y equitativo, así como relaciones saludables a largo plazo. Blend Station compra la mitad de la cosecha de los campesinos con los que trabajó e invirtió, la otra mitad es del productor y él es libre de venderla como y a quien quiera. Uno de los proveedores destacados de Blend Station y corazón de  sus métodos de filtrado es Juventina, productora de 85 años que forma parte de la Cooperativa de la Mixteca, procedente de Oaxaca, a quien conocieron en Tasa de Excelencia; también cuentan con granos oriundos de Chiapas, Veracruz y Guerrero. Esta materia prima de excelente calidad, alcanza su plena expresividad gracias al trabajo de Alejandro, quien se encarga personalmente de realizar el tostado de los cafés que se ofrecen en su cafetería. Y aunque el grano pareciera hablar por sí mismo, en barra podemos encontrarnos a Guillermina –Guille–, diseñadora de interiores, barista y enlace privilegiado con diversos productores de Blend Station, siempre dispuesta a compartir con los clientes y a ponerles rostro y nombre a las historias que hay en cada taza.

Si algo tienen en común la ciencia y el arte es la atención a los métodos y, cuando se trata de café, no hay duda de que ambos términos confluyen armoniosamente. Bajo tal evidencia, queda claro que en Blend Station buscan propiciar un encuentro afortunado entre materia prima y técnica de extracción. Si el cold brew despierta los sentidos por su frescura e intensidad; la taza que emerge mediante el V60 es una declaración de principios capaz de situar a este sitio entre los indispensables para todo amante del café. Pero las sorpresas no se detienen ahí, si bien en este espacio el café es la estrella principal, también cuenta con otros destacados actores como el matcha, el atole de café, el chocolate, una interesante variedad de infusiones y una carta de alimentos y postres en la que los ingredientes brillan con luz propia por su estupendo sabor.

 

 

Con poco más de dos años de existencia, Blend Station se ha perfilado como un espacio en el que el respeto a la vocación, el deseo por experimentar nuevas aproximaciones y la frescura por hacer de cada taza una vivencia única, invitan a seguir frecuentándolo. Como decíamos al comienzo, al encaminarse hacia Blend Station, una mirada atrapa al paseante. Desde la calle, unos ojos somnolientos apenas alcanzan a distinguirnos, al acercarnos nos enfocan, se abren un poco más y nos invitan a pasar e incluso parecieran sugerir que ahí es posible encontrar esa fórmula para mirar distinto que impulsó, desde el comienzo, a Alejandro Fortes y a todo el equipo de Blend Station. Finalmente, tras el primer trago, los ojos están bien abiertos, tanto así la imaginación, la creatividad, la intensidad, la frescura, el compromiso y el carácter que son, sin duda, palabras que asaltan a cualquiera que se aventure a beber su primera taza ahí y conocer su historia.

 

 

colaborador
Ramón Castillo
Ramón Castillo. Orizaba, 1981. Egresado de la licenciatura en filosofía en la Universidad de Guadalajara.

REGRESAR

Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast.