https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/ceremonia_de_cafe.png

Cómo hacer del café una ceremonia, aunque no seas etíope.

Entérate de cómo hacer del café una ceremonia, aunque no seas etíope y aprende 3 sencillos pasos para celebrarla durante tu experiencia llamada café.


miércoles 22 de marzo | La experiencia llamada café

twitter share facebook share


Entérate de cómo hacer del café una ceremonia, aunque no seas etíope y aprende 3 sencillos pasos para celebrarla durante tu experiencia llamada café.

 

Por: Jaime Coello Manuell

 

 

NOTA: Puedes ponerle PLAY al track y dejar que su música sencilla guie tu lectura.

 

 

Porqué son vitales las ceremonias, ritos y rituales

 

Las acciones de todos los seres humanos tienden a formar ceremonias, a juntarse en secuencias y, con el tiempo, éstas escapan del escrutinio de nuestra conciencia para volverse automáticas. Simultáneamente se llenan de significados, comienzan a representar valores, ideales y deseos, queridos y entrañables para uno mismo y para los demás. Cuando estas secuencias adquieren suficiente relevancia para la comunidad, se vinculan con las experiencias trascendentes (nacimiento, muerte, comercio, relaciones familiares) y las institucionalizan, esta regulación de la conducta de todos los participantes es, en realidad, un lenguaje con un único discurso muy preciso: el de la ceremonia, rito o ritual social; un discurso que expresa quienes somos en comunión con los otros; es el caso de nuestra amada institución el café. Es la misma situación de cuando uno se contagia de emoción en un estadio o en frente a un cuadrilátero; esta relevancia, este significado entrañable, es la causa del llanto feliz de una novia con sus damas y madrinas, es la euforia que produce el baile colectivo, es el mismo sentimiento que nos posee cuando compartimos el cáliz del néctar negro en compañía; una taza es una ceremonia porque siempre hay algo más; así es en la foto que encabeza ese texto, aunque estas damas se han rendido a la fascinación por el arte latte, es claro que otro asunto es el que retiene su atención.

 

Las ceremonias, ritos y rituales son memorables, se vuelven acontecimientos en la historia personal, es decir que una taza, una bolsa de grano tostado o un quintal de oro verde pueden ser un acontecimiento-fuente de emociones gratas y placenteras para la vida de nuestros clientes, de nuestra comunidad… Emociones positivas en experiencias de vida asociadas a nuestra marca, ¿cuánto aumentaría la fidelidad de tus parroquianos?

 

 

Ceremonia Etiopía

 

 

Cómo el café evoluciona a una ceremonia

 

Desde el principio de su Historia, el aromático ha sido parte del universo ceremonial, en Etiopía aún hoy celebrar la ceremonia del café es una práctica viva. Como se observa en la foto de aquí arriba, esto comprende un proceso que va del tostado a la taza, lo que prolonga y alimenta la expectación por degustar el néctar negro, con la música del mortero de fondo, convocando (ese llamado es lo que se oye en el track del inicio). Se fomenta la convivencia, la charla, el baile en algunos casos, actividades previas que tienen razón de ser gracias a la espera, nos hacen socializar mientras aguardamos nuestro turno para beber las tres tazas tradicionales de esta ambrosía oscura… Lejos estamos de la simple saciedad de la sed. En el mundo árabe, el aromático aún es el centro alrededor del cual giran cualquier negociación, y no beberlo, decir que no está bueno o que está frío, puede significar una grave ofensa o la necesidad de una reunión futura para continuar la conversación… la necesidad de "un café más".

En ambos casos, el etíope y el árabe, la acción de beber se retrasa debido al tostado y molido y esto beneficia los lazos sociales, brinda un tiempo especial, fuera de la cotidianidad, para compartir con los otros, y el néctar negro es la herramienta ideal para fertilizar el tejido social: después de un lapso de preparación, en el que podemos conversar sin pretensiones, luego de la espera se recibe una bebida que reconforta, calienta y dinamiza la mente, se está listo para trabajar o negociar o afrontar la vida. Es un proceso natural, pero si mientras tu cliente espera su aromático, en cualquiera de sus presentaciones, dejamos de fomentar el placer de la socialización, estamos desperdiciando una oportunidad de oro para fidelizar a nuestros clientes y crecer nuestra comunidad. 

En el siguiente video, subido el 12 de noviembre de 2010 al canal de YouTube de la Agencia EFE, vemos la vigencia en Etiopía de su Ceremonia del café, gracias a las imágenes que José Luis Fernández-Checa levantó en la capital del país, Addis Abeba, la cápsula dura poco más de un minuto, míralo:

 

 

 

 

Cómo hacer de tu café una ceremonia, cada vez

 

El secreto de la ceremonia del café radica, como veíamos en la foto inicial, en que siempre se trata otra cosa: despertar, conversar, “hacer la sobremesa”, despedir a nuestros seres queridos, demostrar hospitalidad, ofrecer o buscar consuelo, pasar el tiempo, “meditar”… Los pasos, las secuencias de acciones podemos inventarlas si queremos, mientras seamos capaces de entender qué es lo que busca el cliente, o nosotros mismos cuando queremos una taza de aromático, podremos conducir la experiencia llamada café como verdaderos maestros de ceremonias.

 

3 Sencillos pasos para celebrar una ceremonia del café:

1.- Concéntrate en obtener una gran taza. No se trata sólo del café, pero cimientos sólidos siempre permiten construir edificios sólidos, así que mientras más exacto seas con la extracción, calidad del grano y agua y temperatura de la taza, mayor placer asociado tendrás.

2.- Comparte tus acciones con quien beberá la taza. La socialización previa a la bebida es fundamental. Información del grano, de su origen, perfil de tostado, maridajes y los porqué del proceso de extracción siempre son temas adecuados si los de la situación específica resultan ser impertinentes.

3.- Presta atención al humor y contexto de quien necesita el café. A veces lo que necesita el cliente es sentir calidez, el sabor y el aroma de una excelente taza. Un comentario con las notas principales asociadas con algo positivo pueden guiar la percepción del primer sorbo, quizá el sello de un cliente fiel.

 

colaborador
Jaime Coello Manuell
Poeta, catedrático de ciencias de la comunicación y periodismo en la UNAM, estudia y escribe sobre la industria y cultura alrededor del café desde el año 2000.

REGRESAR

Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast México.