https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/de-la-estupidez-a-la-sobresignificacion-del-cafe.jpg

De la estupidez a la sobresignificación del café

Esta ocasión #LaExperienciaLlamadaCafé va de la estupidez a la sobresignificación del café pasando por Peter Capusotto y Slavoj Zizek.


miércoles 04 de octubre | La experiencia llamada café


twitter share facebook share


Esta ocasión #LaExperienciaLlamadaCafé va de la estupidez a la sobresignificación del café pasando por Peter Capusotto y Slavoj Zizek.

 

Por: Jaime Coello Manuell

 

 

De la estulticia de Café a la sobresignificación de la taza

 

Hace un par de días me encontré en YouTube el video de arriba, en el mismo, El imbécil que se graba, personaje de Peter Capusotto y sus videos, aparece en la mesa al aire libre de un Café, ahí, frente a la videograbadora de su móvil se angustia y sufre porque tiene sed y aún no le han llevado su café… Momento, me dije a mí mismo, ¿no le han llevado su café? Claro que me llamó la atención, pero recordé que precisamente, este personaje no es el más “despierto” del mundo; en fin, que no deja de ser significativa la elección de usar al aromático para esta representación de la estupidez, cuando a muchos, al contrario, nos parecería signo, por ejemplo: del trabajo tan duro y mal pagado que es la pisca; de cómo fue procesado o, incluso, de mala calidad; de otra cosa pero muy raramente de imbecilidad en tanto que imbecilidad, es decir, sin vincular ésta a una falta de pericia y maestría en la realización de alguno de los eslabones de la cadena productiva. ¿Entonces por qué funciona? De inicio la elección de una bebida caliente para saciar la sed es inusual, si no es que hasta estrambótica, no debido a que no pueda saciarla sino porque lo común es asociar la sed con el calor, y ambos podrían mitigarse con una bebida fría. Así pues, parece un rasgo de estulticia asociado al néctar negro o quizá al establecimiento mismo, porque esto es una constante en la historia de las cafeterías, su pendular de la persecución a la frivolidad. Pero que no se crea que la industria cafetalera se ha quedado cruzada de brazos, no, para nada, muy al contrario, cada vez más se da un proceso de concientización y solidaridad en toda la cadena y, en ocasionas, esto se representa mediante sellos y leyendas en los empaques del aromático. Sucede un problema porque esta creciente carga semántica sobre la marca o el producto mismo se vuelve en su contra, no del néctar negro sino de las causas que quiere atender. De esto último trata Slavoj Zizek en el siguiente video, Primero como tragedia y luego como farsa, el filósofo croata incluso toma como ejemplo a Starbucks y parte de su campaña publicitaria.

 

 

colaborador
Jaime Coello Manuell
Poeta, catedrático de ciencias de la comunicación y periodismo en la UNAM, estudia y escribe sobre la industria y cultura alrededor del café desde el año 2000.

REGRESAR

Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast México.