revista roast méxico
https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/diablo.png

El diablo en la taza de café

A veces me parece que el diablo en la taza de café es el mismo del cuento de Robert Louis Stevenson #LaExperienciaLlamadaCafé


miércoles 25 de octubre | La experiencia llamada café


twitter share facebook share


A veces me parece que el diablo en la taza de café es el mismo del cuento de Robert Louis Stevenson #LaExperienciaLlamadaCafé 

 

Por: Jaime Coello Manuell

 

El diablo en la taza de café

 

Quizá el cuento más famoso de Robert Louis Stevenson sea El diablo de la botella. Releyéndolo se me figuraba que, metafóricamente, podía hablar del café. El argumento del relato se ciñe a los vaivenes de la suerte de Keawe, un hawaiano originario de una de las escasísimas áreas estadounidenses de producción de néctar negro: la isla de Kona. En la ciudad de San Francisco conoce a un hombre quien le vende una botellita de vidrio con un contenido extraño; le cuenta que dentro vive un genio capaz de conceder cualquier deseo, salvo alargar la vida. La única restricción era: para deshacerse de la botella, quien la poseía debía venderla a un precio menor del pagado al comprarla; así, quien muriera con ella o quien ya no pudiera venderla más barata, al fallecer iría directo al infierno… El diablo en la botella es una gran pieza de la narración universal, simbólica de muchos modos y con gran número de adaptaciones y resonancias con cuentos folclóricos de alrededor del mundo. 

Ahora pensemos en el aromático desde esta historia: es un fruto que debe perder buena parte de su masa y peso mientras se beneficiada. Luego, en manos del tostador, vuelve a disiparse algo de su materia y al molerlo también, se desvanece otro poco y, al final, queda sólo una muy pequeña porción disuelta en la taza de néctar negro, como constancia de este genio maligno… Porque la mayor parte se desecha como borra o posos (su reutilización o reintegración a la naturaleza ya no forma parte, en general, de la cadena productiva cafetalera). Es una cosa muy curiosa que en todos los eslabones se pueda comprar la misma unidad: el quintal; pero esta unidad, cuanto más cerca del consumidor final está, la cantidad de aromático a la que equivale es menor hasta casi desaparecer. Y, a diferencia del cuento, en cuanto más materia tiene el café, mayor infierno en este mundo se sufre, como sucede con todas las materias primas o "commodities", sólo hace falta pensar en los salarios de los piscadores, aunque sea con el productor más generoso. Pensado desde estas coordenadas, ¿el negocio del néctar negro adquiriría nuevas dimensiones morales o todo como siempre?

 

 

“Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson”

JORGE LUIS BORGES

 

 

Robert Louis Stevenson

 

Estas líneas proceden de Borges y yo, libro del gran escritor argentino con ese apellido. Interesante, especialmente para un cafetómano como yo, que el maestro Jorge Luis equipare el sabor del café con el placer de la prosa de Stevenson. ¿Te imaginas? Tener una lectura equivalente, en su disfrute, a beber una buena taza de néctar negro… Así es leer a Stevenson, quizá ya lo hayas hecho, sus novelas más famosas son La isla del tesoro, El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde y La flecha negra. Además, la vida Robert Louis Stevenson también fue una azarosa, llena de aventuras y viajes por el mundo; precisamente, el que sigue es un video que contiene el mejor relato de su biografía en palabras del gran locutor español Juan Antonio Cebrián, en su muy personal estilo de cuentacuentos: ameno, ágil y entrañable, característico de la sección Relatos de la historia, en su programa radiofónico La rosa de los vientos… Espero que lo disfrutes tanto como Borges y yo.

 

 

colaborador
Jaime Coello Manuell
Poeta, catedrático de ciencias de la comunicación y periodismo en la UNAM, estudia y escribe sobre la industria y cultura alrededor del café desde el año 2000.

REGRESAR






Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast México.