https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/prensa.png

Reflejos en la superficie de una prensa francesa

De ánimo reflexivo te comparto los reflejos en la superficie de mi vieja prensa francesa en #LaExperienciaLlamadaCafé


viernes 22 de septiembre | La experiencia llamada café


twitter share facebook share


De ánimo reflexivo te comparto los reflejos en la superficie de mi vieja prensa francesa en #LaExperienciaLlamadaCafé 

 

Por: Jaime Coello Manuell

 

Esa vieja confiable, la prensa francesa

 

Quizá la primera cafetera que compré una vez establecido fuera de casa de mis padres fue una "Prensa francesa", "cafetera de émbolo" o "cafetière". Hacía juego con un molino manual del siglo XIX que me obsequiaron, éste tenía un solo grosor de molienda, una bastante gruesa, pues la maquinaria de las muelas se encontraba atascada debido a algún golpe recibido en sus más de 100 años de existencia. Siempre obtuve un néctar negro de superficie límpida, que me reflejaba otra realidad o variaciones de ésta… me ponía a cavilar, pues; independientemente del cuerpo denso y aunque tardara casi 10 minutos en obtener la taza: el tiempo necesario para calentar el agua y moler los granos debía sumarse a los 4 minutos que toma realizar la extracción. Entonces, vivía en centro de Tenochtitlán o CDMX, como quiere su ahora gobernante, y la antigua oficina central de Etrusca me quedaba cerca, lo suficiente como para animarme a ir por un kilo de natural de Atoyac mes con mes… Fue un tiempo en el que mi consumo de aromático fue bueno con la tierra, no usaba cápsulas precargadas, no usaba ni un solo filtro de papel (es decir, no participaba de la tala de árboles ni de la contaminación del agua por el proceso de blanqueado), es más, podía sentirme orgulloso de mis granos naturales, inocentes de contaminación de agua. Nunca supe, cuánto le pagarían a aquellos piscadores, lo más seguro, unos 3 o 4 pesos… Y luego escucho productores quejándose de que ya no hay quién haga el corte pero, ¿te imaginas trabajar todo el día para conseguir unas tres canastas llenas de café cereza, cada una de unos 70 kilos (aproximadamente y para redondear) y que cada una nos sea pagada en $4.00 pesos mexicanos? ¡12 pesos al día! Muchos pensaríamos que nos sale más caro trabajar que no hacerlo, ¡ahora imagínate los niños!... Todo esto pienso mientras veo el siguiente video, de poco menos de 2 minutos y tomado del canal de YouTube de Café Etrusca, nos presentan cómo elaborar una taza de néctar negro a partir de una cafetera conocida como prensa francesa, que lo disfrutes:

 

 

colaborador
Jaime Coello Manuell
Poeta, catedrático de ciencias de la comunicación y periodismo en la UNAM, estudia y escribe sobre la industria y cultura alrededor del café desde el año 2000.

REGRESAR

Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast México.