BaristaChamp BaristaChamp BaristaChamp
https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/2019_salt01.png

Salt traders: cold brew con una pizca de sal marina

Las cosas extraordinarias requieren esfuerzos extraordinarios


domingo 13 de enero | Cafeterías de especialidad

twitter share facebook share


Por: Aída Palomo

Fotografías por: Juan José Sanchez

 

De acuerdo con la RAE, ‘Tata’ significa “padre o varón que ha engendrado”, y en algunos países de América se utiliza como un tratamiento de respeto. En Costa Rica, además, le da nombre a uno de los productos estrella de Salt Traders: un cold brew hecho con café de especialidad costarricense cuya principal misión es demostrar que esta bebida puede ser delicatesen.

Salt Traders empezó en 2013 como un proyecto universitario donde Russell Davis Méndez debía desarrollar una idea de negocio en la que se viera trabajando en el futuro, así fue como creó una tienda especializada en sal marina y productos derivados. Pero, como sabiamente nos dice Russell, vida sólo hay una, y no será en ésta en la que los recursos o las etiquetas los limiten. Hoy en día, y con mucho “tiempo, trabajo y pasión”, Salt Traders ya no es sólo una tienda, es una incubadora de proyectos que incluyen una marca de sal marina, una de cold brew, otra de plantas y macetas y una más de comida y quesoburguesas.

En un concepto normal esto no podría existir junto, pero creemos que al hacerlo con inteligencia y cariño, se puede hacer funcionar”, nos dice Russell.

 

 

En Salt Traders el valor agregado, la innovación y la pasión por lo que uno hace son los ejes rectores; es por ello que decidieron incursionar en el mundo del café de especialidad y demostrar que el cold brew es un “método de extracción espectacular” debido a su engañosa sencillez, pues sólo se requiere de tiempo –más de 15 horas–, agua y granos de café; pero la apuesta es más alta y para crear el mejor cold brew del mercado “lo natural y lo más inteligente es utilizar el mejor café y la mejor agua que encontremos”.

El equipo de Salt Traders empezó a experimentar con el cold brew en diferentes recetas y con diferentes cafés hace poco más de tres años; un año después, surgió “Tata Café”, el producto final de su búsqueda en el increíble mundo del café. Su nombre buscaba ser pegajoso, corto, simple y sin pretensiones, “algo que se pudiera decir en cualquier idioma y que fuera fácil de recordar. Algo con buena vibra”. Si bien el nombre resuena por su sencillez, su elaboración hace eco en la profunda importancia que el equipo de Salt Traders le da a la excelencia y al valor agregado. Cada uno de los 5 integrantes de esta empresa conoce y realiza el procedimiento del cold brew: todos saben que deben comprar el café verde de Tarrazú y tostarlo semanalmente, dejarlo reposar 5 días, molerlo, dejarlo reposar en agua de manantial, filtrarlo, colarlo y embotellarlo. También son ellos los responsables de las redes sociales, donde muestran la inmensa versatilidad de su bebida que no deja de sorprender por su sabor y complejidad, por lo que ellos tampoco dejarán de buscar mejoras y complementos, como el brownie de chocolate que venden en su cafetería (que también lleva cold brew), creado específicamente para acompañar el cold brew puro, la soda de limón con café, el coffee tonic (agua tónica, cold brew, rosa de jamaica y limón/mandarina) o, en una muestra de sinergia entre sus propias marcas, una taza de cold brew caliente con un toque de sal de mar, entre muchas otras recetas y preparaciones.

 

 

El enfoque en la innovación, el valor agregado y la excelencia del equipo de Salt Traders contrasta con su apariencia relajada, pero, como bien dice Russell, “las cosas extraordinarias requieren esfuerzos extraordinarios” y es por ello que, pese a los recursos limitados, no han parado en su búsqueda de calidad; incluso podría decirse que la precariedad ha estimulado su creatividad, esfuerzo y tenacidad. La pasión y cariño que desean transmitir con sus productos se hacen evidentes en el tiempo y dedicación que les brindan: el diseño y la impresión de las etiquetas de “Tata”, por ejemplo, toman 3 o 4 veces más tiempo que las normales, pero el resultado vale la pena, pues transmite los valores, sentido y esfuerzo extraordinario presentes en su cadena de producción. 

Salt Traders es mucho más que una marca, un producto o un lugar, es un “equipo que es feliz mientras hace felices a los demás creando cosas con valor agregado y excelencia, y en un proceso de mejora constante”. Russell dice que Salt Traders es una casa en el cantón de Santa Ana en San José, Costa Rica donde tienen la oportunidad y el privilegio de desarrollar productos que les apasionan y les parecen interesantes; que sueñan en grande; que no puede vivir sin tomarse diariamente una taza de cold brew; que compartir es su pasión; que les gusta el valor agregado porque hace del producto algo especial. La cafetería, las 5 marcas de excelente calidad, las personas que trabajan ahí y, sobre todo, el cold brew de café de especialidad costarricense de la zona de Tarrazú, son pruebas fehacientes de que no basta con darle el beneficio de la duda  y hay que ir hasta San José, Costa Rica para pedirles una taza de café con una pizca de sal de mar y “rodearnos de las personas correctas para encontrarle un sentido bonito a cada día

 

 

colaborador
Aída Palomo
Traductora e internacionalista. Socia fundadora de Paideia. profesionales del lenguaje.

REGRESAR

Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast.