revista roast méxico
https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/sahili.png

Shadhili, Guardián de la Flama

Es el origen del tostado del café, conoce a Shadhili, el Primer Maestro Tostador, él inventó la torrefacción. #LaExperienciaLlamadaCafé


miércoles 08 de marzo | La experiencia llamada café


twitter share facebook share


Es el origen del tostado del café, conoce a Shadhili, el Primer Maestro Tostador, él inventó la torrefacción. #LaExperienciaLlamadaCafé

 

Por: Jaime Coello Manuell

 

 

NOTA: Te recomiendo ponerle PLAY al track y escucharlo mientras lees la columna.

 

¿Quién es Shadhili, el Primer Maestro Tostador?

 

Mucho del encanto de la experiencia llamada café yace en sus orígenes: el néctar negro parece hundir sus raíces en los relatos de Sherezada en Las mil y una noches. Pero en su prehistoria, el aromático perteneció al África subsahariana, la de las estepas, montañas y junglas. En lo que hoy es Etiopía aunque ya se apreciaba por su efecto en el estado de conciencia desde muchos siglos atrás, era la fruta, la cereza, lo que se incorporaba como ingrediente en tortitas de plátano y otros platillos. Pero una vez se puso en contacto con la cultura árabe mutó en infusión y sólo el grano fue protagonista; la pulpa desde entonces es un elemento que suele despreciarse en mayor o menor medida.

Ya instalado el néctar negro en el corazón del islam y con el actual Yemen como sede de su comercio, la leyenda que narraba su descubrimiento pronto fue legión y aunque hay un par de versiones más, predominó aquella que acredita como el descubridor a Kaldi (en otro momento escribiré sobre este cabrero). En casi todas, es decir, con más constancia que el propio Kaldi, aparece en los relatos un personaje al cual llamaré Shadhili, para simplificar la escritura de su nombre porque se le encuentra como Alí bin (o ben) Omar al-Shadhilly o Abu el-Shadhili o cualquier combinación o variación de éstos. Este Shadhili las más de las veces es un maestro sufí el cual estableció su propia escuela de pensamiento, su importancia es tal que, incluso, se le compuso una qasida, un tipo de poema escrito para el canto tradicional árabe (es el track compartido al inicio, está bueno, ¿no crees?); pero también se le presenta como sanador, aprendiz de sufí, abad de un antiguo monasterio o el dueño del rebaño de Kaldi. En todas las versiones es a él, a Shadhili, a quien se le ocurre tostar los granos para crear el caldo oscuro que amamos: el café. Primero lo tostó echando las cerezas directo a las flamas, luego con utensilios cada vez más especializados hasta el primer tostador artesanal. Este personaje se convirtió en el santo patrón de cafeticultores, maestros tostadores, beneficiadores, baristas, cafetómanos y cafeinómanos, la siguiente frase es atribuida a este místico misterioso y ancestro de mis admirados maestros tostadores:

 

"Todo aquel que muere con café en el cuerpo no va al infierno."

Shadhili

 

Guardián de la Flama

 

Si Quetzalcóatl, al entrar en la flama ritual y transformarse en humo para volar al cielo, puede imaginarse como si fuera un grano de café en el momento de entrar al tostador para transformarse y desprender, como la serpiente emplumada, humo y aroma que también vuelan al cielo. De ese mismo modo se puede concebir a Shadhili como el dueño o guardián de la flama, de esta en la que se interna Quetzalcóatl. Y es curioso porque casi todos los dueños del fuego son celosos y cuesta mucho que lo compartan. Por ejemplo, la nación Wirrarika tiene un bello mito sobre cómo fue el robo del fuego por el tlacuache, este cortometraje de poco más de un minuto está completamente hablado en wirrarika o, como también se le conoce: huichol, te aseguro que te dejará un regusto delicioso en los ojos y en los oídos, claro, si aún no termina la qasida de Shadhili puedes ponerle pausa, ver el corto, continuar la lectura y terminar la rola, o dejar que termine el canto, seguir leyendo y luego ver el video o… Vaya que es tu taza y tú decides cómo vives la experiencia.

 

 

 

 

El sabio dueño del fuego, Shadhili

 

El tostado del café es un suceso tan trascendente para la cultura del café al punto que bien puede equipararse a la invención de la cocción de los alimentos. El fuego es uno de esos fenómenos de la naturaleza como el Sol, el Mar o el Viento, los cuales por cuestiones claras para cualquier par de ojos, se puede volver objeto de culto y fuente de toda clase de cuentos y tradiciones. En la historia y leyendas relacionadas con el cafeto y su consumo, Shadhili aparece como el dueño del fuego, uno diferente al Zeus que condena a Prometeo a la tortura permanente; es más bien uno amable, comprensivo, más como un héroe cultural y no como un dios vengativo: Shadhili siempre comparte tanto su ambrosía como el secreto de la torrefacción, con Kaldi, con enfermos de su región, con su comunidad del monasterio y hasta con el mismísimo califa. Para la mitología del aromático, el dueño del fuego, el guardián de la flama, Shadhili es quien inventa la torrefacción y se convierte en el primer maestro tostador, actúa como el alquimista que transforma el plomo en oro, los tostadores usan el calor para transformar el "oro verde" en el grandioso néctar negro.

 

colaborador
Jaime Coello Manuell
Poeta, catedrático de ciencias de la comunicación y periodismo en la UNAM, estudia y escribe sobre la industria y cultura alrededor del café desde el año 2000.

REGRESAR






Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast México.