revista roast méxico
https://www.roastmagazine.com.mx/assets/images/javier-valdez.png

Un café de ofrenda para Javier Valdez

¡No al silencio! Gritó el periodista asesinado, vaya un café de ofrenda para Javier Valdez Cárdenas #LaExperienciaLlamadaCafé.


miércoles 24 de mayo | La experiencia llamada café


twitter share facebook share


No al silencio! Gritó el periodista asesinado, vaya un café de ofrenda para Javier Valdez Cárdenas #LaExperienciaLlamadaCafé

 

Por: Jaime Coello Manuell

 

NOTA: Puedes acompañar tu lectura de esta columna con una versión instrumental del clásico popular, La Llorona.

 

Un café de ofrenda para Javier Valdez

 

Corriendo los tiempos que corren para nadie es ya noticia el asesinato en Culiacán, Sinaloa, México, del periodista Javier Valdez Cárdenas; espero. Pero puede ser, habemos ermitaños en pleno siglo XXI, algunos por antisociales, otros por cuestiones geográficas y otras más debido al íntimo compromiso con sus labores profesionales, y por ello quizá no sepan quién fue Javier Valdez. Pero cuando te enteras que a un padre de familia amoroso y dedicado lo bajan de su camioneta en la acera de su trabajo para arrodillarlo y pegarle 12 tiros a las 12 horas del día lunes 15 de mayo de 2017… Es probable que ya no parezca una situación lejana porque, ¿en qué lugar de los Estados Unidos Mexicanos no hay “levantones”, homicidios, narcotraficantes, policías, ejército… “autoridades”? De hecho hay estados en los cuales han dejado de existir medios de comunicación que cubran con seriedad estos asuntos; así, por ejemplo, en Tamaulipas, Michoacán o Veracruz, en algunos no queda ni un periodista vivo que haya trabajado a profundidad la fuente del narcotráfico y pueda entregar la estafeta a las nuevas generaciones de comunicadores, así la masacre.

 

La ejecución de Javier Valdez es especialmente significativa, él encarnaba el ideal del periodista valiente, íntegro, cofundador de la fuente más confiable de información sobre la violencia en Sinaloa, el Semanario Río 12; el ideal del periodista que no está dispuesto a callarse: “A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio.”, publicó en su cuenta de twitter el 25 de marzo del mismo 2017, ¡apenas dos meses antes! Cuando otra periodista de abolengo en la fuente fue asesinada…

Javier Valdez dejó una obra extensa no sólo en las publicaciones periódicas, sino en libros: Huérfanos del Narco, Los Morros del Narco, Miss Narco, Con una granada en la boca y, el último, Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia. Es pues, una pluma indispensable para pensar y entender la realidad sangrienta de México, una pluma que solía deslizarse sobre la mesa junto a la pared, muy cerca de las cafeteras del Bistró Miró, un Café en el centro de Culiacán. Esa mesa se volvió por un tiempo, un altar no sólo a Javier Valdez Cárdenas sino a la libertad de prensa y a la profesión del periodismo.

 

Altar a Javier Valdéz

 

El periodismo mexicano y el Café

 

Según Salvador Novo y Alfonso Sierra Partida la primera cafetería de la Ciudad de México fue el Café Manrique, en la esquina de Tacuba y Monte de Piedad. Y el segundo, el Café Medina, donde ya en 1806, se discutía la política de los borbones, incluso hay quien dice que al Café Medina llegó alguna vez don Miguel Hidalgo. En lugares como el Café Veroly o el Progreso, se reunían los periodistas de la época para discutir el acontecer diario, la naciente vida de la nación mexicana. Aún hoy en día, existe en la Ciudad de México una “Esquina de la Información” muy cerca del Café La Habana, y en las barras de café y cafeterías de las colonias a su alrededor se pueden encontrar buena cantidad de reporteros, editores y columnistas de diferentes diarios y medios de la capital… Incluso es difícil imaginar una persona relacionada con esta bella profesión que no sea aficionada al néctar negro.

 

En el Café nació la Opinión Pública en nuestro país, lo que en Inglaterra una se llamó “El Cuarto Poder”. Pero nada más. Acá nunca ha funcionado como poder, realmente, como tábano quizá, sólo eso. Muchos en la Academia han estudiado esta singularidad mexicana, ¿por qué acá es precisamente así? Nadie lo explica satisfactoriamente. Lo único claro es que el aromático y los periodistas van de la mano, como Javier Valdés y su mesa en su Café preferido de Culiacán.

Tampoco es el único punto de unión entre la industria cafetalera y las noticias, las fincas y parcelas cultivadas con café tarde o temprano son acosadas por el narco, de una u otra manera, una mayoría basta. A veces se cede territorio, otras se deja libre el paso, se hace uno de la vista gorda hasta que ya de plano vienen por uno o lo de uno o por todo… Y a los tostadores y cafeterías y comercializadores, todos son pasto del crimen organizado y de la violencia de parte de la autoridades, todos los sectores arden en el infierno que Valdez pagó con su vida por reportear, y también Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez y Filiberto Morales este 2017. Y no es novedad, recordemos a don Manuel Buendía.

Pero los que integramos los distintos sectores de la industria cafetalera tenemos una ventaja, hemos trabajado juntos, el mercado del consumo de café ha aumentado estos años y podemos organizarnos en favor de la seguridad de todos nosotros, esos incluye el cuidado de quienes arriesgan su vida por informarnos cómo se coluden “los malos” para sacar mayor provecho del resto de nosotros. Pensemos en ello mientras bebemos en silencio nuestra taza de café y escuchamos el discurso de Javier Valdez Cárdenas al recibir el Premio Internacional de Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas.

 

 

Poesía para cerrar este llanto

 

Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller es el verdadero autor del famoso poema atribuido a Bertold Brecht, y en principio no es un poema sino parte de un sermón. La versión que comparto es una de varias, como quiera sea la exactitud de sus palabras, la imagen que transmiten es muy elocuente y nos mueve a sentir la fragilidad de vivir en un México en donde no sólo se matan periodistas por hacer su trabajo, también a mujeres por ser mujeres, a migrantes por migrar, estudiantes por estudiar, en fin que se mata simplemente por ser humano, porque así sucede: vienen por cada uno y no sucede nada… Así cierro este llanto con poesía:

 

 

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque no era judío.

Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

 

Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller

 

 

EXTRA: Este video es una entrevista que Fernanda Tapia le hizo a Javier Valdez en su programa Almohadazo el lunes 15 de mayo de 2017, unas horas antes de ser ejecutado. Como se puede constatar, era un periodista que hablaba claro y sin miedo,

¡HONOR A QUIEN HONOR MERECE!

 

 

colaborador
Jaime Coello Manuell poeta, catedrático de ciencias de la comunicación y periodismo en la UNAM, estudia y escribe sobre la industria y cultura alrededor del café desde el año 2000.

Síguelo en: @jaime_coello | jaimecoellomanuell.wordpress.com
REGRESAR

Suscríbete ya
¡Forma parte de nuestra comunidad y entérate de las noticias más importantes generadas en nuestro sector!
Suscríbete








Registra tu correo para recibir más información acerca de nuestros artículos y reportajes.


Enviar


Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones ni las políticas de Revista Roast México.